Instalación: A.D.A (AutoTejedora de Diseños Algorítmicos)

Eliana Guzmán y Diego Dorado - Presencial

A.D.A. es una obra robótica generada a partir de una máquina de tejer modificada, realizada por Eliana Guzmán y Diego Dorado, que teje autónomamente neo-representaciones de la chakana, imagen síntesis de la cosmovisión andina.

Su nombre refiere a las características del objeto: Autotejedora de Diseños Algorítmicos, celebrando además el enfoque tecno-poético de Ada Lovelace, quien inspirada en el funcionamiento de los Telares de Jacquard, desarrolló los primeros algoritmos para una máquina analítica, un siglo antes de la creación del primer computador. 

Pensemos por un momento en el huso: una antigua herramienta para generar hilados por torsión de fibras vegetales y animales, que luego dieron lugar a prendas más complejas gracias al telar. El huso y el telar, dos de los inventos más revolucionarios del Neolítico, dan cuenta de que la tecnología siempre estuvo presente en el trabajo del artesano.

En la historia de los pueblos originarios de Argentina se utilizaron diversas técnicas para la elaboración de tejidos. Desde el norte hasta el sur, cada pueblo interpretó y plasmó su visión del mundo con materiales y técnicas propias del lugar. A pesar de las diferencias geográficas y culturales, encontramos significados comunes en sus diversas representaciones.

La chakana (o cruz andina) es un símbolo recurrente que significa “escalera hacia lo más elevado” y constituye la síntesis de la cosmovisión andina. Cuando estos pueblos quisieron plasmar su cosmovisión, representaron sus símbolos con la tecnología que tenían a su disposición. Si no hubiesen dado aún con el huso, tal vez habríamos hallado la chakana en pinturas rupestres. Pero como eran diestros con el telar, su mensaje nos llega a través de sus tejidos.

¿Cómo podríamos hoy, con la tecnología actual, continuar con su legado?

Uno para arriba, uno para abajo, cambio de color, vuelvo en sentido contrario…

Desde una simple trenza hasta la trama más intrincada, el arte del tejido obedece a un conjunto de reglas ordenadas y definidas. Este conocimiento, estas instrucciones precisas, fueron transmitidas de generación en generación por estos pueblos que, tal vez sin saberlo, dejaron en sus tejidos tempranas muestras de arte algorítmico.

En este cruce tan singular entre telares y algoritmos, y en los tiempos de los telares de Jacquard de tarjetas perforadas, surge la fantasiosa idea de construir un telar aplicado a los números, es decir, una computadora. ¿No es asombroso que toda la tecnología de cómputo que hoy conocemos esté de algún modo ligada a los telares tradicionales?

Ada Lovelace fue una matemática, escritora y, según ella, científica poetisa y analista. En sus notas sobre la Máquina Analítica de Charles Babbage, dejó escrito el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina, convirtiéndose así en la primera programadora.

En estas mismas notas, auguró que esta máquina podría actuar sobre otras cosas además del número, si se encontraran objetos cuyas relaciones fundamentales mutuas pudieran ser expresadas por las de la ciencia abstracta de las operaciones.

¿Será posible utilizar este tipo de artificios para crear neo-representaciones de la chakana?

¿Podremos abstraer las características formales de la chakana y generar reinterpretaciones del símbolo?

Nos anima Ada a sospechar que sí, quien un siglo antes de la invención del primer computador, y refiriéndose a una máquina que nunca se construyó, dejó entre notas técnicas poemas como el siguiente:

“La Máquina Analítica teje patrones algebraicos, al igual que el telar Jacquard teje flores y hojas.”

LINK DE INSCRIPCIÓN: https://forms.gle/528BgwXeLZhCMo9A9

CUÁNDO

Jueves 26, Viernes 27 y Sábado 28 de noviembre
18:00hs

DÓNDE

El Cultural San Martín

Patio Cubierto

VALOR

Actividad con Inscripción previa y capacidad limitada. Link en la descripción