Instalación interactiva: Sueño... luego existo

Joaquín Fargas y Diego Golombek -Presencial

El proyecto Sueño…luego existo, tiene como objetivo recopilar información (datos) sobre lo soñado durante el período del sueño (dormir) y también sobre el soñar despierto con relación a las expectativas futuras.  

El sueño es un proceso activo: lejos de apagarnos durante la noche, diversas áreas cerebrales se encienden para garantizar un buen dormir. Asimismo, es un proceso rítmico: los humanos nos caracterizamos por la alternancia entre la actividad y el reposo en un ritmo de aproximadamente 24 horas (llamado, justamente, circadiano).

Y el sueño es un fenómeno complejo: no es cuestión de cerrar los ojos y quedarse quieto durante toda la noche. Por el contrario, el dormir presenta una arquitectura particular en la que se van sucediendo distintos estados, desde el adormecimiento hasta el sueño profundo. Este circuito se repite unas 4 o 5 veces por noche, interrumpido por un estadio completamente diferente y casi, se diría, sorpresivo: cada aproximadamente 90 minutos pasamos al llamado sueño REM (por las siglas en inglés de “rapid eye movements” o movimientos oculares rápidos), sueño rápido (por la frecuencia de las ondas electroencefalográficas) o sueño paradójico (porque la actividad de algunas áreas del cerebro, aún dormidas, se asemeja a la de la vigilia). Y lo más fascinante de todo: si nos despiertan durante esta etapa de sueño REM es muy posible que narremos qué estábamos… soñando.

Si no tenemos claro qué es el sueño, menos aún podemos decir sobre los sueños. Muchas veces están dotados de una gran imaginería visual, cruzados por historias y personajes que van de lo fabuloso a lo familiar. La etapa REM va variando a lo largo de la noche; la última suele ser la más larga y coincide con los momentos previos al despertar: si algún sueño recordamos, seguramente será el último.

Se dice también que en situaciones extraordinarias pueden cohabitarnos sueños extraordinarios; está claro que estos tiempos modernos son muy particulares, y diversas investigaciones apuntan a que el sueño y los sueños se ven afectados por la pandemia, las cuarentenas o los aislamientos sociales. Así, la falta de rutinas matutinas puede hacer que durmamos un poco más, quizá alargado ese último período REM y recordando más vívidamente ese sueño más reciente. Además, la incertidumbre y la ansiedad se cuelan en nuestro cerebro y manipulan los guiones de los sueños a su antojo.

El proyecto consiste en el desarrollo de una aplicación en donde el participante podrá plasmar sus sueños soñados y sus expectativas sobre el “futuro soñado”. Dicho participante podrá expresar la narrativa de sus sueños a través de palabras concretas, las cuales serán proyectadas a través de un mapping.

A su vez, un algoritmo será el encargado de clasificar la información y asignar un color a cada palabra que se mezclará con las aportadas por otros participantes. La mezcla entre las palabras y los colores producirá una especie de torbellino de sueños, “Dream storming”, que expresará una intersección e interconexión de los sueños de los participantes creando una visualización del sueño colectivo. A medida que el público vaya narrando sus sueños a través de la aplicación, las proyecciones se irán modificando en tiempo real, representando imágenes colectivas que dan cuerpo a un soñar que es al mismo tiempo privado y público.

Los datos recopilados podrán ser utilizados para investigación científica.

LINK DE INSCRIPCIÓN: https://forms.gle/528BgwXeLZhCMo9A9

CUÁNDO

Jueves 26, viernes 27, sábado 28
18hs

DÓNDE

El Cultural San Martín

Patio Cubierto

VALOR

Actividad con Inscripción previa y capacidad limitada. Link en la descripción